Recuerdos de una noche de verano

Buenas viajer@s;

Hoy venimos con un destino nacional, acorde a que este año poco vamos a poder viajar a nivel internacional y, también hay que recuperarse de la crisis apoyando el turismo nacional.

Os vais a reír pero estoy delante del ordenador, escribiendo estas líneas y ya he escrito sobre diferentes puntos de España dónde he estado y ahora, se me acaba de ocurrir hablar de algo diferente, no es un destino de viaje pero sí un lugar de ocio.

Os voy a hablar de una noche de verano diferente que recordaré toda la vida, y pensaréis: ¿Podría haber sido en invierno? Pero lo cierto es que todo paso un 26 de Julio de hace unos cuantos años… Mi mejor amigo cumplió años unos meses antes y había cambiado dígito y era de esos numero especiales que hay que celebrar.

Todo empezó pensando que le iba regalar, tenía muy claro que quería algo que pudiéramos hacer juntos y que no fuéramos a olvidar nunca, poco antes de su cumple me entere que venia una obra de teatro le gustaba y que encima venía a unos de los mejores teatros de Barcelona al Liceo donde ninguno de los dos habíamos estado. Procedía a investigar y mirar precios, para mi sorpresa parecía que los astros se habían puesto de mi parte, lo encontré bien de precio gracias a que tener una discapacidad pues tenía descuento, la mía me costaba 18 euros y la suya poco más pero no el precio que costaba una “normal”, y era en la zona baja y en zona que el escenario se veía genial.

Cuándo entramos en El Liceo alucinamos de los espectacular que es, transmite una magia muy especial aunque no vayas a ver ninguna obra merece la pena ir a ver una de sus rutas turísticas (aunque ¡OJO! estás últimas me parece que no son adaptadas).

Estaréis pensando, ¿Qué obra de teatro era?: Pues nada menos que “Los Miserables”, antes de ir le regalé un rasca hecho con varias opciones, entre las que estaban ir a ver la obra y después una cena

.

Llegó el día señalado, ese día que tenía que ser perfecto preparándolo todo días antes ropa, peluquería, maquillaje (un poquito pues no soy mucho de ello)…Finalmente salimos para allí cogiendo la Línea 3 (Verde) de metro y nos bajamos en la parada del Liceo que está bien adaptada, bajamos y entramos en el bullicio de las Ramblas entre sus estatuas y sus gentes. Una vez entramos nos dijeron dónde estaban las butacas, os cuento que yo estaba sentada en mi propia silla justo detrás de la butaca de mi amigo, mientras empezaba y no estuvimos cada detalle del teatro, y entonces…¡Empieza la obra! No creo que haya mucho que contar de una historia de estas características dónde se habla de luchas por amor, política y la historia de la Revolución Francesa. Todo fue magistral, escenografía, música, vestuario, atrezzos…

La noche estaba llegando a su fin, habíamos pasado unas horas muy especiales de mucha conversación, risas y confidencias pero llegó el momento de volver. Para la vuelta preferimos andar un poco más pero coger la Línea5 (Azul) directamente, una vez llegamos al destino y salimos del ascensor nos encontramos con un señor que no iba en sus plenas facultades y que se puso un poco pesado y chulito con nosotros, mi amigo en ningún momento me dejó sola y me defendió aunque la chulería del señor cada vez iba a más, la noche había sido demasiado perfecta para que ahora viniera una tercera persona a fastidiarme la noche…, no me preguntéis cómo pero del enfado que cogí sin pensar le dije: “Cómo me levante de la silla cogo y te la estampo de la cabeza” seguidamente después de saltar una de las burradas más grandes de mi vida, cogí a mi amigo del brazo seguido de un “Nos vamos” y con las mismas nos marchamos. Aún hoy lo recuerdo y sonrío al recordarlo.

Esto último lo cuento como anécdota pero, como comenté antes, esto no empeñó una noche tan especial con uno de mis mejores amigos.

Enlaces de interés:

Mi canción favorita Miserables

Liceu

Transporte barcelona

Restaurante 

Buenos viajeros espero que os haya gustado que haya compartido con todos vosotros una parte un poco más íntima de mí.

¡Saludos mis viajer@s favoritos!

Viaja siempre seguro sin imprevistos

Iati seguros